miércoles, 10 de julio de 2013

Compartiendo experiencias, aprendemos sobre discapacidad.




Llevaba ya tiempo dándole vueltas a la idea de compartir con mis compañeros del Centro de Vida de Nazaret las experiencias con las que me había encontrado a lo largo de mi trayectoria profesional dentro del mundo de la discapacidad. Desde el año 2004 que me adentré en este ámbito de la discapacidad con AODI (Asociación De Ocio para discapacitados intelectuales) no he parado de aprender de ellos, pero qué difícil es entenderlos… Por eso, el pasado 14 de Marzo realizamos la primera parte del curso de formación sobre cómo trabajar con niños con discapacidad en el Centro de Vida de Nazaret, para compartir información sobre las discapacidades más comunes, orientaciones y recursos.
El perfil de los niños que ingresan en el centro de vida de Nazaret cambia constantemente y una de las características que estamos observando desde hace ya años es que cada vez hay más niños con necesidades educativas especiales, entre ellas, como el TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad). A lo largo de la jornada, nos detuvimos para conocer las características de las diferentes discapacidades a la vez que compartimos estrategias y recursos para facilitar el trabajo con estos niños.
Para finalizar la sesión realizamos una dinámica grupal donde los propios educadores se convirtieron en niños con discapacidad, y otro grupo tenían que intentar darles un yogur, adivinando por qué no querían comérselo. Con esto, vimos las dificultades con las que nos encontramos como educadores en lo cotidiano del día a día y en algo muy importante, nos pusimos en el lugar de los niños y en cómo se sienten ellos.
Aún nos queda mucho recorrido por hacer, el curso que viene tenemos programada la segunda sesión, donde Natalia, psicóloga del centro de vida, analizará las diferentes pautas de autocuidado para progresar en un mejor desempeño de nuestro trabajo como educadores.
Los perfiles de los niños cambian y en Nazaret nos seguimos esforzando por adaptarnos y dar la mejor respuesta educativa posible a las nuevas necesidades. Seguimos caminando.


Beatriz Pérez Rodriguez, educadora del Centro de Vida de Nazaret.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada